Témpanos de hielo. (Poesía)

 

No cambiamos, evolucionamos. Cosemos nuestras heridas y escondemos nuestros traumas y sinsabores, y poco más ofrecemos con el pasar el tiempo. En el fondo es un camino de ida y vuelta, un tobogán que se sube y luego se baja.

 

Témpanos de hielo.

Surcando el tiempo

gobernamos el argumento de nuestras vidas

que sutilmente

acaricia silencioso en los albores

suave y largo en los cálidos veranos

pleno de luz los mediodías

al son de gozos y pasiones.

Tras el largo solsticio

se acelera

poco a poco, con sigilo

para después de una tarde oscura

súbito como un disparo

arranca como un ave espantada

que bate las alas

y se alza,

el aire ciega

girando la cabeza a todos lados

busca la tierra abajo

y mira;

es cuando entra el vértigo

afloran las malas hierbas

y ancestrales lluvias

de abriles fríos

como témpanos de hielo

que yacen cautivos

como nieves perpetuas

donde nunca clarea,

resurgen ahora

flores tristes

aún empapadas

tiritando

aferradas a la esperanza

de los atardeceres templados

y luchan por derretirse

en unos ojos, una boca

y unas manos.

 

Foto, cita y poesía:

maximenendez

Anuncios

2 comentarios en “Témpanos de hielo. (Poesía)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.