En sueños, a veces. (Poesía)

 

Qué suerte tienen los educados en el llorar; ya no digo en público…, íntimamente, en la tristeza y en la alegría, con uno mismo a la orilla del mar o en lo alto de una montaña. Yo solo lo logro a veces, riendo.

 

En sueños, a veces.

¡Zas!

Como un suspiro

me trasladé súbito,

postillas en las piernas…

en las manos…

y un sabor a sangre

salada

brotó de mi boca

como un caramelo

duro y sabroso

la piedra zumbando

de la mano de Tomás

que anduvo certera.

¡Qué recuerdos!

Aquella tarde de excursión

olores, sabores que me llegan.

Felicidad.

Ahora me acuerdo

no entiendo el por qué

son curiosos los recuerdos

¿Se acordará él?

¡Le hice tragar arena!

Quizá ese sea su recuerdo

¿Mal recuerdo? No…

era rico el sabor de mi sangre

quizá la arena en su boca

fuera como un bocado de sal,

como la piedra.

Los dos en la fuente

él quitando la arena

yo quitando la sangre

no recuerdo lloros

pero si recuerdo llorar

alguna vez

qué a gusto se queda…

Ahora solo grito

sin razón,

y no consigo llorar

con ella;

siempre se me dio mal

por eso recuerdo muy bien

su sabor salado

se parece a la sangre.

Ahora a veces

dormido lo sueño

y sin motivo,

despierto

como todo lo bueno que sueño.

Siempre me pasa lo mismo;

siempre despierto.

 

Foto, cita y poesía:

maximenendez

Anuncios

4 comentarios en “En sueños, a veces. (Poesía)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.