La Bestia. (Poesía)

 

Las benditas y nefastas niñerías que prevalecen en nosotros, a veces nos sorprenden revelando nuestras miserias, que a veces nos salvan y otras nos condenan, como la impronta que guía los corazones de las bestias.

 

La Bestia.

Misterioso el corazón

que se inmola

a sus ojos

a su mirada

hasta granjearse su desprecio.

¡Estúpido!

El que cree ver

un disparate en su ansia,

bella flor

que no ha de arrancar

y para ello

se procura

su deseo de no ser tomada

por un fingido ser tiñoso

disfrazando del mal que aparenta.

Trágico es el destino

del alma

que cree pretender

gestas impropias.

Bestia que espanta

para penar la osadía

de querer tomarla.

Al final

solo el desprecio

que su proceder merece recibir

para protegerla así

con su tragedia.

Ya no caben súplicas

ruegos ni perdones

solo la cruel realidad

de su olvido absoluto,

justo ahora

cuando la quiere

más que nunca

más que a nadie.

Cuando la ama más que a nada.

Foto, cita y poesía:

maximenendez

Anuncios

2 comentarios en “La Bestia. (Poesía)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s