Ni siquiera.

 

Ni siquiera

Ni un beso

ni una caricia

ni siquiera un roce;

solo las moléculas que flotan en el éter,

y el aura del resplandor ciego

con un movimiento bello

integrado en el caos

intemporal

de un cosmos

singular y místico

que arenga el alma

derrite el tiempo

y sublima el karma

 

Foto y poesía:

Maximenendez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s