No te calles. No tengas miedo.

 

orwell1

No te calles

Sucios; apestando avaricia

en vuestros corazones,

del templo un día

por el hombre Santo

fuisteis arrojados.

Servidos por hipócritas

charlatanes, corruptos y atrevidos;

tras códigos y uniformados,

sembrando miedo, confusión y odio

con palabra falsa,

de correveidiles y mantenidos.

En vuestros palcos y plateas,

estirados y relamidos,

ofertáis gladiadores

como siempre; para así

mantener el ánimo distraído

y el ímpetu dormido.

Arrimados y osados,

sabed que os vemos

y os reconocemos,

no os creáis victoriosos.

 Muchos, no nos callaremos.

 

Maximenendez

Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.